www.bebesCR.com

Embarazo

bebesCR.com - bebes

Directorio

Centros Educativos

Material Didáctico

El

 Ultrasonido

El ultrasonido es una técnica que utiliza ondas sonoras y que puede ser utilizada para tomar imágenes del bebé (feto) dentro del útero. Debido a que utiliza ondas sonoras en lugar de radiaciones, el ultrasonido es más seguro que los rayos X. Poco a poco, el ultrasonido se ha convertido en una parte cada vez más importante de los cuidados prenatales, ya que proporciona información que puede guiar a un médico a planear el seguimiento de una mujer embarazada, mejorando así las probabilidades de éxito del embarazo.

¿Cómo funciona el ultrasonido?

El ultrasonido se basa en el rebote de ondas sonoras sobre el cuerpo del feto en desarrollo. Los ecos producidos por estas ondas se convierten en una imagen, llamada sonograma, que aparece en un monitor de televisión. Esta técnica también suele denominarse sonografía o sonar.

¿Cuándo se utiliza el ultrasonido?

El examen mediante ultrasonido tiene muchas aplicaciones durante el embarazo, permitiendo encontrar respuestas a toda una serie de dudas médicas. Algunas de las dudas más importantes que el ultrasonido es capaz de esclarecer son las siguientes:

  • Embarazo ectópico. El ultrasonido puede utilizarse para diagnosticar un embarazo fuera de lugar que se encuentra en una de las trompas de Falopio o en el abdomen en lugar del útero.

  • Más de un bebé. El ultrasonido se utiliza para ver si una mujer lleva mellizos, trillizos e inclusive un número todavía mayor de fetos.

  • Verificar la fecha estimada del parto. El tamaño del feto, que puede medirse utilizando ultrasonido, permite a los médicos estimar la fecha del parto con precisión.

  • Evaluar el crecimiento fetal. Cuando el útero crece de manera más lenta o más rápida que lo esperado, el ultrasonido puede ayudar a determinar la razón—como el exceso de líquido amniótico o el crecimiento insuficiente del feto.

  • Posibilidad de aborto espontáneo. Cuando se producen sangrados o hemorragias al comienzo del embarazo o cuando los latidos del corazón o los movimientos del feto parecen haberse detenido, el ultrasonido puede ayudar a determinar si el feto ha muerto y la mujer perderá su bebé.

  • Ayudar a realizar otros diagnósticos prenatales. Cuando es necesario realizar una amniocentesis o un análisis de la vellosidad coriónica, los doctores utilizan el ultrasonido a manera de guía para extraer las células necesarias para probar la existencia de ciertos defectos de nacimiento.

  • Diagnosticar ciertos defectos de nacimiento. Las imágenes de ultrasonido pueden utilizarse para diagnosticar ciertos defectos de nacimiento de la estructura corporal, como la ausencia de extremidades y a veces el labio leporino y la espina bífida. También puede permitir el diagnóstico de las malformaciones de ciertos órganos internos, inclusive las vías urinarias. Un tipo especial de ultrasonido llamada la ecocardiografía permite registrar el flujo de sangre a través de las cavidades y válvulas del corazón y los vasos sanguíneos, posibilitando la detección de muchas malformaciones cardíacas como también las anomalías potencialmente peligrosas del ritmo del corazón.

  • Comprobar el bienestar del feto al final del embarazo. Una prueba llamada el perfil biofísico fetal (en inglés, “fetal biophysical profile”), que se realiza mediante ultrasonido, añade varias comprobaciones a la prueba de “non-stress” (una comprobación especial de los latidos del corazón del feto que suele realizarse cuando la madre tiene diabetes o alta presión arterial, o cuando ha transcurrido la fecha estimada del parto). Las comprobaciones realizadas con ultrasonido incluyen la visualización de los movimientos fetales, de sus movimientos de respiración, de su tonicidad muscular y la medición de la cantidad de líquido amniótico.

  • Ayudar a escoger el método de alumbramiento. El ultrasonido puede contribuir significativamente a determinar en cuáles embarazos será necesario realizar una intervención cesárea, como por ejemplo cuando el feto es especialmente grande o se encuentra en una posición anormal, o cuando la placenta se encuentra obstruyendo la salida del bebé del útero.

¿Cómo se practica un ultrasonido?

Por lo general, cuando se utiliza ultrasonido para supervisar el progreso de un embarazo, las ondas sonoras son emitidas por un dispositivo que se sostiene con la mano (llamado transductor) y que debe restregarse hacia adelante y hacia atrás sobre la barriga de la mujer embarazada. Con el fin de obtener una imagen más clara, se cubre la barriga de la madre con un gel y se le solicita que intente tener la vejiga llena antes de realizar la prueba. Dependiendo de la posición del feto y del propósito del examen, el procedimiento puede durar hasta una hora. El ultrasonido no produce dolor, pero a muchas mujeres les resulta molesto mantener la vejiga llena.

Al comienzo del embarazo, el útero y las trompas de Falopio se encuentran más cerca de la vagina que de la superficie de la barriga. Cuando es necesario utilizar ultrasonido durante las primeras semanas del embarazo, puede utilizarse una sonda del tamaño de un tampón insertada a través de la vagina, una técnica denominada ultrasonido trans-vaginal.

¿Es posible tratar los problemas diagnosticados por el ultrasonido?

A menudo se utiliza la información obtenida mediante el uso de ultrasonido para modificar los cuidados prenatales y así mejorar las probabilidades de dar a luz un bebé sano. Las peligrosas irregularidades en el ritmo cardíaco del feto pueden diagnosticarse mediante ultrasonido y, consecuentemente, tratarse mientras el feto todavía se encuentra dentro del útero. También es posible tratar ciertos bloqueos de las vías urinarias fetales antes del nacimiento. La detección de otros defectos de nacimiento, o de anormalidades en la placenta, pueden ayudar a determinar que la realización de una intervención cesárea (en lugar de permitir el alumbramiento natural) será más segura para la madre y el bebé.

Existen otras maneras de reducir el riesgo de defectos de nacimiento?

El ultrasonido y otras pruebas prenatales pueden permitir que una mujer sepa si su bebé tendrá ciertos defectos de nacimiento u otros riesgos especiales. El conocimiento de estos problemas antes del nacimiento proporciona tiempo para planificar el tratamiento del futuro bebé. Hay algunas cosas que todas las mujeres pueden hacer para reducir los riesgos del embarazo e incrementar sus probabilidades de tener un embarazo saludable y un bebé sano.

  • Obtener cuidados médicos prenatales desde temprano y en forma regular.

  • Consumir una variedad de alimentos nutritivos, alcanzar el peso adecuado antes de concebir y aumentar entre 25 y 35 libras de peso durante el embarazo (el aumento de peso ideal varía, por lo que cada mujer debe preguntar a su médico al respecto).

  • Abstenerse de todo tipo de bebidas alcohólicas durante el embarazo.

  • No fumar durante el embarazo.

  • No utilizar drogas, aun las que se venden libremente en farmacias, a menos que así lo recomiende un doctor que sepa que está embarazada.


Todos los materiales proveídos por March of Dimes son para su información exclusivamente y no constituyen recomendaciones médicas.

 ©1999 March of Dimes Birth Defects Foundation. All rights reserved